Mi corazón cansado, y un sueño, ya soñado.



Mi corazón cansado
y un sueño ya soñado

A veces, mi designio abandona,

mis brazos, mis pies, mis ojos...
mi corazón cansado.

Son uno de esos días,
que te hacen pasar mal rato,
mirando en cualquier dirección,
mi diapasón, no se halla embelesado.
Y dejo mi mente desabrochada,

mis brazos, mis pies, mis ojos...
mi corazón cansado.

 Me llama el vidrio lunado,
y me inyecta un sueño ya soñado...
  El alba llama a mis ojos,
me amparo en su flanco,
me obsequia con siete perlas,
y ordeño, un sueño adornado,
con sus gotas de roció,
con su matiz nacarado
 aljófares que avivan mi seso,

mis brazos, mis pies, mis ojos...
mi corazón cansado.

Carmen Silza

Amigos de Rodar y Volar

Google+ Followers